Este verano, participando en un grupo de trabajo intercultural (Australia, Usa, Suecia, Rumania, Canadá y Bielorusia) surgió en una conversación la creencia de que en España nos vamos a casa a dormir la siesta entre semana y que somos poco serios cumpliendo los plazos prometidos.

No daba crédito. No se si sentí enfado o más bien decepción y vergüenza…
Mi primer impulso fue pensar que no nos conocen en absoluto, pero reflexionando, estas preguntas me rondaban la cabeza ¿Qué imagen transmitimos fuera de España? ¿Cómo trabajamos los españoles? ¿Qué pensamos del trabajo? ¿Nos enorgullece trabajar o es un marrón?

Algunas respuestas las encontré en la Terminal 2 de Barajas volviendo de este viaje intercultural. El hombre que llevaba las maletas y que a más de uno le sonará porque va sonriendo y cantando (sea la hora que sea), se cruzó con nosotros. A mi me recordaba a un aeropuerto americano más que a uno español. No solo porque fuera negro y cantará en ingles, especialmente por la alegría.

Lo curioso es que todos nos miramos con sorpresa al ver a alguien disfrutando de su trabajo.

Os invito a que nos contéis: ¿Que queremos cambiar en nuestra forma de trabajar en España?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment