teoriaHace poco leí un libro titulado “TouchPoints”, de Douglas Conant y Mette Norgaard, entre otros aspectos importantes habla de cómo conseguir resultados en las Organizaciones mediante un liderazgo que tenga una “mente dura (tough mind) y un corazón tierno” (tender heart).

Me gustó ver el mismo mensaje que nosotros trabajamos con nuestros clientes, dicho de forma sencilla “disciplina y cariño”. Y cada vez más vemos artículos que no solo hablan de teorías bonitas, sino que muestran casos reales de cómo una empresa puede ser rentable incorporando y combinado ambos aspectos “lo humano y lo rentable”

El mismo concepto lo podemos encontrar en este otro artículo. “The Three L’s of Leadership: Love, Listen and Leap” (Las tres “L” del el liderazgo: Amar, Escuchar y Saltar por Kevin Cashman, en la Revista Forbes)

Ver estos mensajes nos ayudan a darnos cuenta de que el camino es el correcto, si bien lo que nos llena de energía y confianza en esta manera de ver el mundo, en este cambio de paradigma en la forma de trabajar en las Organizaciones, dónde

hay que llegar antes a la persona si queremos llegar al profesional

o yendo más allá, dónde no hay línea divisoria entre la persona y el profesional, son las experiencias de nuestros clientes.

Sin menospreciar a los “gurús”, a los grandes directivos que marcan escuela, es muy importante la energía de los logros de tantas personas anónimas, aquellas que aplican esto en sus equipos de trabajo, con sus compañeros y que son pequeños pulmones de oxigeno en la inmensidad de las organizaciones.

Cada vez que nos comentáis cómo ha cambiado vuestra vida, vuestro equipo, un compañero, etc., nos da energía y confianza para seguir avanzando en esta forma de hacer, que todos conocemos, pero que nos da miedo poner en práctica porque nos puedan tachar de ingenuos, naif o blandos.

Es por ello que os invitamos a que contéis en los foros vuestras experiencias, lo que realmente nos mueve como sociedad son las pequeñas gotas de agua, si bien una lluvia fuerte de cuando en cuando también ayuda a limpiar el ambiente.

Muchos pequeños logros dan lugar a grandes cambios, sin embargo suelen quedar en el anonimato porque pensamos que, total en mi equipo somos 4 y no merece la pena contarlo; o que tampoco es para tanto mejorar el diálogo con un compañero con el que no llegábamos a acuerdos; o que sonreír y animar al equipo no es tan importante como para contarlo.

Esos esfuerzos pequeños y anónimos que nos contáis día a día por mail, con humildad y sin darles importancia, tienen un enorme valor.

Demostremos que no es solo teoría y que es lo que de verdad queremos… ¡atrevámonos a compartir nuestras pequeñas o grandes experiencias! Queremos leer la tuya 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioPost comment